El duelo en gatos

El duelo no es exclusivo de humanos...

También los gatos - y demás animales - entran en un estado de duelo cuando pierden a un ser querido.

 

Ya hace 25 años, una encuesta realizada por la American Society for Prevention of Cruelty to Animals reveló que el 70% de los gatos que perdieron a un compañero, tuvieron cambios de vocalización, 65% experimentaron 4 o más cambios de comportamiento indicativos de duelo, un 46% sufrió anorexia y muchos cambiaron sus patrones de sueño, el sitio dónde dormir o la interacción con sus humanos.

 

Hoy día tenemos evidencia científica de duelos en gatos y perros. 

 

Y, si medimos el duelo por cambios de comportamiento, es común en todo el reino animal.

 

 

El duelo felino

Igual que en personas, el duelo en cada animal puede ser muy diferente. E igualmente no parece existir una respuesta estandarizada a la pérdida de un compañero, ni un tiempo fijo de duración del duelo.

 

Algunos gatos lo resolverán en días, algunos se saltarán la 2. fase de depresión, algunos no tendrán reacción alguno y otros pueden mostrar signos de alteraciones durante semanas o meses.(*)

 

Si hubo un vínculo fuerte entre ambos gatos (u otro animal o un humano fallecido), puede que incluso pierda el interés por la vida. No come, no reacciona. Sólo está sentado en algún sitio sin moverse.

En estos casos, el primer paso debe siempre ser acudir al veterinario para descartar cualquier dolencia física.

 

También influye nuestro propio estado emocional, cambios en las rutinas y en el grupo (si hay más animales).

 

(*) La GEMFE habla de un periodo de hasta 6 meses.

 

 

Fases dEl duelo felino

Análogo al duelo humano, el felino parece desenvolverse en fases, en su caso TRES.

  • La primera es una fase activa: Se puede dar búsqueda del companero, deambular y excesiva vocalización.
  • La segunda es una fase pasiva, de depresión, en la que el gato se retrae y se vuelve inactivo. Puede perder el apetito y estar indispuesto, e incluso enfermar.
  • La tercera y última fase es la de aceptación y transición, que frecuentemente conlleva cambios permanentes de carácter.

 

otros Comportamientos asociados

Cambios de humor, de personalidad, en la atención / interacción humana solicitada. Dejar de jugar.

Cambios en la postura corporal (cabeza y cola baja), desinterés.

En muchos casos, los síntomas clínicos se parecen bastante a un cuadro de ansiedad por separación.

 

También puede adoptar comportamientos del compañero fallecido (jugando con sus juguetes, usando sus sitios para dormir, restregarse sobre ellos...)

 

 

Cómo ayudar a un gato en duelo

Esencialmente, igual a cómo ayudaríamos a un ser humano en duelo. Simplemente estar presente, sin invadir.

  • Minimiza cualquier tipo de cambio en la vida diaria.
  • Mantén los horarios de comida, aseo, juego, descanso tanto como posible: Para los gatos la predictibilidad es importante, especialmente ahora.
  • AUNQUE. Cómo muchas de nuestras rutinas están relacionados con sitios concretos que evocan al ser partido, podemos, probar con otro emplazamiento, juguetes diferentes, un nuevo agradable cepillo... - o en el caso de perros, cambiar el recorrido de los paseos. Esto puede ayudar a aliviar tanto su ansiedad como la nuestra

Importante: La interacción (frecuencia e intensidad) la debe marcar e iniciar SIEMPRE el gato

  • RECUERDA: Puede haber cambios en su comportamiento y el tiempo / tipo de interacción que requiere.    Algunos gatos, sociables hasta la dependencia, pueden buscar compañía humana constante.
  • Siéntate simplemente a su lado y háblale suavemente o pon música relajante.
  • No tengas prisa en quitar las cosas del compañero animal partido - el olor puede ser reconfortable y al disiparse paulatinamente confirmar que el otro ya no está.

 

si hay varios gatos en casa

Si fallece un miembro de un grupo de gatos, puede haber una agitación bastante evidente, hasta que se reajuste el equilibrio entre ellos. Generalmente es mejor dejarles a ellos resolver el nuevo orden social sin intervención humana.

 

 

Gatos con accesso al exterior

Una situación similar se dará si el gato fallecido tuvo acceso al exterior. La falta de renovación de marcajes (mensajes de olor) puede llevar a otros gatos a invadir su territorio, llevando ello a posible peleas y/o acoso.

 

Si puedes mantener a tu gato (sin que afecte a su bienestar) en cadsa y restrigir por un tiempo el acceso al exterior, evitas también que en busca del compañero perdido se meta en territorios desconocidos y peligros.

 

 

 

Cuando acudir al veterinario

Aunque en nuestra propia situación de duelo nos cueste, es importante prestar atención a posibles cambios de comportamiento que puedan comprometer su salud y vida.

 

Tanto si ya tenía una condición previa, que puede intensificarse - como por el mismo estrés del cambio, que produce la liberación de cortisona, puede alterar el sistema inmunológico, haciéndolo más susceptible a enfermar. Un veterinario especializado o terapeuta felino/a puede ayudarte también con la vertiente emocional.

 

Leo empezó de la nada con obstrucciones urinarias al día siguiente de fallecer Miga inesperadamente.

 

Dejar de comer, problemas urinarios, orinar fuera de la caja, cambios gastro-intestinales (vómitos, diarrea)... siempre requieren atención veterinaria.

 

 

¿Un nuevo gato?

Que un gato esté visiblemente echando de menos a su compañero, no quiere decir que este echando de menos la compañía en general. Y puede rechazar a otro gato / animal, hasta atacarlo.

Para él, igual que para nosotros, su amigo era único e irremplazable - y lo mejor que podemos hacer es respetar SU duelo - y el nuestro - y escuchar a nuestro corazón, que nos dirá cuando estemos - ambos - preparados para volver a acoger a un ser  nuevo, diferente e irrepetible en nuestras vidas.

 

 

no siempre la pérdida es algo negativo

Hay situaciones en las que, aunque el gato superviviente entre en un breve duelo (incluso por la pérdida de un 'compañero' de peleas, el estado emocional de sus humanos y los cambios en el hogar, PERO... después parece florecer ante la ausencia del otro.

 

Los gatos son tremendamente sutiles y las tensiones entre gatos incompatibles y agresiones pasivas no siempre son obvias. Los acosados se retraen del contacto social y cuando falte el antagonista, se vuelven más vivos, reclamando sus espacios (que les estaban antes vetados) e interactúan más.

 

Especial cuidado con estos gatos: Quizás prefieran ser gatos únicos - y en todo caso habrá que elegir al nuevo compañero para armonizar con el que queda, en vez de regirnos por nuestras  preferencias.

 

 

En mi propia experiencia de duelos, la mejor brújula es siempre el corazón ❤️.

 LUZ en el camino.

 

Post relacionados

Acabo de perder a mi amigo animal - Manual de emergencia

Cuando un amigo se va... (ayuda práctica + emocional)

El duelo por un compañero animal (fases & tipos, dificultades especiales, acompañar en un duelo)

El duelo por un compañero animal (duración, pérdidas traumáticas, estigma cultural, vergüenza & culpa, ¿que hacer con sus cosas?

Estar de duelo en Navidad