Estar de duelo en Navidad

estar de duelo en navidad

 

Si falta un ser querido, éstas fechas se pueden convertir en un suplicio. Un choque entre el mundo que te rodea y tu interior. Con éste post queremos ayudarte a afrontar las próximas semanas un poco mejor.

 

Cuando perdimos a un ser querido, todo nuestro cuerpo físico y psíquico queda afectado. 

No tenemos ganas ni fuerzas para nada, ni apetito, ni ganas de socializar y mucho menos de fiestas.

 

Cualquiera que haya perdido a un ser querido conocerá la extraña sensación de sentirse fuera del mundo, de ver cómo el mundo sigue girando como de costumbre, mientras nuestra vida se ha detenido de repente.

 

En estas fechas, con su alegría impuesta, sus oropeles, escaparates, papá noeles, luces y música navideña por todas partes, esa sensación de irrealidad es aún más fuerte.

 

Cómo todo el proceso del duelo, la primera Navidad y la forma de afrontarla es absolutamente individual

 

Aunque en teoría, cada persona en duelo debería ser libre para decidir cómo celebrar (o no) estas fechas, muchas veces hay compromisos familiares ineludibles. Los siguientes consejos te ayudarán a sobrellevarlos.

 

 

Consejos para afrontar la navidad en duelo

  • Respeta tus emociones. 
    Date derecho de sentir  y exige respeto por lo que sientes y de ausentarte temporalmente de los demás ('respiros' - ver más adelante)
  • Sé paciente contigo mism@.
    Estas fechas se parecen a una montaña rusa emocional. El dolor suele aparecer en oleadas (pangs & waves  en inglés), producido por un desencadenante, un sonido, un olor, encontrar algún recuerdo olvidado, que alguien que no esté al tanto te pregunte por el ser que se fue, despertarte sobresaltad@ sol@... 
    Síntomas: boca seca, hiperactividad, dificultad de concentración, sentir impotencia, pánico, malestar, pecho oprimido, palpitaciones, romper repentinamente a llorar… Puede ser muy desorientador y dar la sensación de volverse loc@. Posiblemente te dará en algún momento un pico con gente alrededor. No te incomodes, es completamente natural.
  • Elimina los debería  y las auto-exigencias.
  • No te juzgues, ni juzgues a los demás. 
    La aparente insensibilidad y los comentarios desafortunados son un escudo frente al dolor ajeno, para no conectar con el propio (que todos tenemos por algo).  Apúntate nuestra frase escudo: "No importa la especie, sino el vínculo". Enfrentarse con el dolor es una experiencia inmensamente incómoda para mucha gente (ver Duelo por compañero animal)
  • Cuenta con alguien cercano para compartir cómo te sientes.
  • Si te toca organizar reuniones familiares - habla con los más allegados - pide ayuda y delega. Planifica. 
  • Opta por actividades que te reconfortan y evita las te causan dolor y tristeza.
  • Evita el estrés en los días previos. Descansa, pasea, escucha música relajante para afrontar mejor los días críticos.
  • Busca alguna técnica de relajación que funciona para ti en unos minutos para utilizarla durante las fiestas (respiros)
  • Tomate respiros emocionales durante las celebraciones. Cuando te atenaza el dolor, Cuando necesitas estar sol@. Para llorar. Busca un sitio tranquilo y emplea tu técnica-respiro.

 

 

Navidad y duelo reciente (Fase aguda)

Si la pérdida es muy reciente y/o el dolor muy intenso puede ser muy difícil sobrellevar las Navidades. Pide que respeten a tu dolor, aunque no lo comprendan.

 

Aunque decidas no celebrar esta primera Navidad, es bueno contar con el apoyo de personas comprensivas. Para dar un paseo, tomar un café, hablar …

 

duelo Más avanzado - La primera Navidad "sin"

Un duelo no es lineal. Ciertos desencadenantes, cómo percepciones sensoriales, fechas señaladas y en especial la primera Navidad nos pueden recordar de golpe la ausencia - y nos vuelven de nuevo temporalmente atrás, avivando sensaciones ya pensadas superadas de dolor, tristeza, impotencia, rabia y culpa (importante: no te boicotees, no te niegues los pequeños momentos agradables  - (ver "Vergüenza y culpa - Duelo por un amigo animal)

 

La tentación de "saltarse" estas fechas, de "desaparecer" es grande. Pero suprimir las Navidades y todo lo que conllevan es sólo un alivio inmediato. Si el dolor es demasiado agudo. En algún momento tendremos que afrontarlas.

 

Hay personas que, por convención social o familiar prefieren actuar como si no hubiera pasado nada.

No te lo recomendamos, porque puede afectar negativamente a tu salud y generar conflictos internos.

 

Otros realizan cambios en la celebración habitual o se van de viaje.

 

Toda acción de evitación sólo servirá a corto plazo, obstaculizando el proceso natural y con ello tu recuperación.

 

 

Cuando hay niños en la familia

  • Habla con ellos sobre cómo celebrar ésta Navidad.
    Ten en cuenta a sus opiniones respeto a cómo celebrar las fiestas.
  • Respeta sus emociones. Hazles ver que está bien llorar y también sonreír y disfrutar jugando. Los niños ahí nos llevan ventaja; tienen la capacidad de intercalar esos momentos. Aunque también ellos pueden sentirse culpable por disfrutar  (ver Vergüenza Y culpa - Duelo por compañero animal 2)
  • Explícales que tienes las emociones a flor de piel, y si te sientes mal o tienes de repente que llorar, no tiene que ver con ellos, o sus acciones, sino con tu dolor por la pérdida.

 

La primera Navidad después de perder a un ser querido es ciertamente un desafío.

Decide consciente- y coherentemente cómo pasarla. 

 

Te deseamos mucho AMOR & LUZ.

 

Entradas relacionadas

Acabo de perder a mi amigo animal (firma invitada en ArcoIris Pets)

Cuando un amigo (animal) se va...  -  Cuestiones prácticas y emocionales

Cuando un amigo se va  -  Joyas artísticas personalizadas de recuerdo

Siempre en el corazón 

El duelo por tu compañero animal (1)

El duelo por tu compañero animal (2)