Ultimo Borrador de la Ley de Salud Animal U.E.

four-paws-campaign-wild-me-contra-consideracion-animales-abandonados-como-salvajes

 

¿Ha cambiado algo? - Una mirada crítica.

 

Aunque algunos consideren el último borrador de la nueva Ley de Salud Animal (ahora "Ley Europea de Enfermedades  Animales Transmisibles") un gran paso hacia adelante para los animales callejeros y de compañía en Europa, prefiero tomarme este presunto avance con cautela…

 

Recordamos que inicialmente esa ley se pretendía pasar inadvertida a puertas cerradas para no levantar críticas - y FOUR PAWS, responsable de CAROcat y CAROdog lanzó una campaña informativa y de protesta, de la que nos hicimos eco en nuestro post Peligros del Borrador de la Ley de Salud Animal U.E. en diciembre del año pasado.

 

 

Sin propietario y callejeros y menor protección

 

Pues bien - en el último borrador (la ley se validará en noviembre 2015), el término "salvaje" sigue empleándose

 

Aunque en un compromiso entre Parlamento, Consejo y Comisión se añadió una cláusula que diferencia a los animales callejeros de otros animales sin propietario (non-kept animals). Y otorga a los gatos y perros sin hogar un nivel de protección menor.

 

Por vez primera se se establece un nexo entre bienestar animal y salud pública (One Health), considerando a los callejeros explícitamente en la legislación de la U.E. - y yo espero de todo corazón que sea para bien…

 

Se implementó también una cláusula de salvaguarda para programas de control de población de callejeros, especificando que no sólo deben ser realizados de modo humano, evitando dolor y sufrimiento a los animales, sino que deben ser proporcionales al riesgo sanitario y aplicado de forma transparente, con la consulta de las partes interesadas y ONGs para la elaboración y actualización de planes de emergencias.

 

Y aunque la futura ley es de control de enfermedades animales, no control poblacional, aborda el problema de los callejeros, apuntando a las autoridades públicas como responsables del la salud y el bienestar de animales salvajes, no bajo control directo de una persona (allí entran también los animales callejeros).

 

Y luego hay unos cuantos artículos que no me gustan nada y sí puedan abrir la puerta a lo que lamentablemente ya conocemos. Son los que se refieren a tener en cuenta el riesgo especial de transmisión de enfermedades que representan los animales callejeros por su contacto con humanos y mascotas (Art. 70 y 80a). Y el que se refiere a la posibilidad de tomar medidas adicionales de control de enfermedades que van más allá de las restricciones relativas al desplazamiento de animales (Art. 80ª y 168).

 

 

Aspectos positivos

 

  • Registro obligatorio de todos los criadores profesionales y vendedores de animales para reducir la cría irresponsable, la superpoblación y el abandono.
  • Redefinición de algunos términos referente al transporte de animales para aminorar la posibilidad de comercio ilegal de cachorros.
  • Obligación de gestores y comerciantes de animales de informar a los compradores sobre la Tenencia Responsable y a los propietarios saber lo que ello implica.
  • Sensibilización por parte de los veterinarios acerca de la interacción entre salud y bienestar animal y humano.
  • Sensibilización acerca del uso responsable de medicamentos veterinarios y del problema de resistencia a los antibióticos.

 

 

Un problema que hemos creado los humanos

 

Personalmente no entiendo porque una tercera definición (ni doméstico ni salvaje sino "sin dueño", propuesta por algunas organizaciones) confundiría las cosas. Quizás hace 50 años no hubiera hecho falta, ni se hubiera entendido, pero con una situación nueva (la de animales domésticos abandonados, viviendo el la calle, en porcentajes variados por toda Europa) no veo mala idea ponerles nombre acunando un nuevo término…

 

No se puede escurrir el bulto de un problema que hemos creado los humanos metiendo a los animales abandonados en la calle en la categoría "animales salvajes" (aún con cláusula). Son responsabilidad de cada uno (no abandonar, denunciar), de la sociedad entera (educar + rechazar y denunciar el abandono) y por ende de los gobernantes (implantar campañas educativas y leyes que evitan la cría + venta no controlada y el abandono).

 

Aún queda un largo camino y habrá que cambiar muchas mentalidades para el reconocimiento de los callejeros y el darse cuenta que las matanza masivas empleadas en algunos países no constituyen ninguna solución.

 

Por ello es importante controlar el modo en el que la legislación será implantada en toda Europa y esperar que se cumpla la parte positiva, sin abusar de los posibles vacíos legales que deja la terminología poco clara.