Tumbelina - la gatita 4x4

 

Tumbelina - con un nombre que parece de T.S. Eliot, sacado del musical Cats - es una gatita muy especial... y seguramente en nuestro país no hubiera tenido ninguna oportunidad.

 

Negra y con una enfermedad que afecta a su movilidad, estaba en la lista roja de un refugio con altos índices de sacrificios.

 

Pero Yvette Berke y Debrah Regal de Petopia Animal Rescue y Valley Cats Inc. de California le rescataron de una muerte segura. 

 

Creo que el vídeo (y su transcripción) hablan por sí solos.

 

Comentario del video (traducción)

 

[Conoce a Tumbelina]

 

[Tumbelina no tiene capacidad de andar sola]

 

Es una mente brillante apresada en su cuerpo, equiparada casi siendo como un gato Steven Hawkings.

 

[Tumbelina fue rescatada por Valley Cats, Inc. de la lista roja de un refugio con altos índices de sacrificios]

 

Cuando la vimos sabíamos que teníamos que acogerla y bridarle la mejor oportunidad de vida el tiempo que dure.

 

Nació con hipoplasia cerebelosa. Es absolutamente brillante, pero sus piernas no saben que hacer. Su cerebro no recibe la señal correcta. Ella esta totalmente "aquí", pero el cuerpo no se mueve.

 

Nunca intentó realmente caminar, hay que ponerla de pie. Las piernas delanteras están en cruce y con un paso se cae al suelo.

 

Tumbelina será realmente un gato 4x4. Nos enteramos de carritos especiales. Ella será capaz con ayuda de un arnés o una correo de maniobrar sobre ruedas en la forma que un gato normal usaría sus piernas.

 

[Tumbelina busca su hogar definitivo]

 

Tienen que entender que tiene problemas de movilidad y tendrá problemas de funcionalidad, pero ella es sólo un montón de amor y alegría.

Ella es consciente de sus problemas, ella acepta quien es y piensa que es perfectamente bien. Y eso lo que me gusta de ella.

 

Es una lección para los humanos.

 

 

También en nuestro país hay muchos gatos 'rotos', -algunos incluso por maltratos recibidos- que están esperando su oportunidad en refugios y casas de acogida.

Ellos también tienen derecho a la vida, y cómo muestra el caso de Tumbelina y muchos más, se adaptan de una forma increíble a su condición especial. 

 

Quizás algunos necesiten cuidados especiales, pero los sordos, ciegos o a los que les falte una pata suelen desenvolverse prácticamente como gatos 'normales'.

 

Si piensas en adoptar por favor tenlos en cuenta. ¡Gracias!