¿Tu gato bebe lo suficiente?

gato-bebiendo-agua

 

El agua es indispensable para el correcto funcionamiento del cuerpo, pero la mayoría de los gatos son malos 'bebedores'. Te enseñamos cómo puedes mejorar la relación de tu gato con el líquido elemento.

 

Un poquito de historia

 

El cuerpo de los gatos, originarios del desierto, está diseñado para ahorrar agua y el mecanismo de sed no está muy desarrollado. Son más lentos y menos eficaces en ajustar la ingesta de agua para prevenir deshidratación por factores ambientales o enfermedad...

 

En estado salvaje beben poco y cubren su necesidad de líquido sobre todo con sus presas, con un porcentaje de agua de un 75% (comida comercial húmeda aprox. 75%, seca aprox. 10%).


Además son capaces de reconcentrar la orina para conservar el agua. Pero lo que les ayudó a sobrevivir en su hábitat natural puede ser causa de serios problemas en los gatos modernos. La concentración de orina propicia la formación de cristales, inflamaciones dolorosas, infecciones, piedras en vejiga y/o riñones. Y, en el caso de los machos, obstrucciones con enlace fatal.

 

La cantidad de agua diaria necesaria orientativa es 50ml/kg de peso, pero varía según actividad, alimentación, estado de salud y factores externos como la época del año y la temperatura. En gatos enfermos con hipertiroidismo, diabetes y/o problemas renales la adecuada ingesta de agua puede supone  una mejora en el nivel de calidad de vida y un mayor tiempo de supervivencia.

 

 

Cómo animar a tu gato a beber más

 

¿Cómo puedo animar a mi gato a beber más?

Hay una serie de cosas, fácilmente implementables que pueden aumentar notablemente la ingesta de agua:

 

el cuenco

  • La forma: Ancho y poco profundo. 

    Los bigotes de los gatos son sensores ultra-sensibles muy importante para ellos. Por eso no les gustan los cuencos donde rocen sus bigotes o los tengan que apretar contra la cara para beber.

    Aunque resulte gracioso: Si tu gato moja la patita en el agua y se la chupa para beber, te está diciendo que no le gusta su cuenco...

     

  • La ubicación: Lejos de la comida y de la bandeja higiénica.

    Los gatos lo prefieren y al mismo tiempo evita la contaminación del agua con restos de comida, Es aconsejable repartir varios cuencos de agua por la casa, preferentemente en los caminos habituales del gato.

     

  • El material: Preferentemente de cerámica* o cristal**. 

    No retienen olores y no sueltan sustancias indeseadas como algunos de metal o plástico. Además evitas que a tu gato le salgan alergias de contacto o acné.

  • La limpieza: Fregar a diario y enjuagar bien.

    No emplear detergentes cítricos**, un olor que le desagrada a los gatos.

     

* Nota: Es importante que los recipientes sean para uso alimentario. Los decorativos de cristal contienen plomo y los cerámicos barnices tóxicos.

 

** Mis gatos dejaron de un día al otro de comer y de beber sin razón aparente... hasta que me di cuenta que había cambiado de lavavajillas. Volví al producto antiguo y todo volvió a la normalidad...

 

 

el agua

  • Fresca y limpia (cambiar a diario)

     

  • Sin cloro: Los gatos tienen un excelente sentido olfativo y algunos rechazan el agua clorada.

     

  • Poco mineralizada: Algunos gatos parecen rechazar también a las aguas parecen rechazar también a las aguas ‘duras’ con un  contenido elevado de sales y minerales. 

Podemos ofrecerles agua filtrada o agua mineral con un bajo contenido de minerales.

Y la gran mayoría de los gatos prefiere agua en movimiento. A muchos les gusta beber del grifo o lamer las paredes del fregadero o de la bañera.

Si no podemos o queremos ponerle una fuente, podemos siempre añadirle de vez en cuando un cubito de hielo a su agua para hacerla más atractiva.

 

 

una fuente

 

Existe en el mercado un amplio surtido de fuentes para gatos de variadas formas, materiales, con y sin depósito, filtros etc. Quizás las más prácticas sean las que ofrecen tanto un chorro de agua como agua resbalando por una superficie. Personalmente prefería un modelo de cerámica, por lo mencionado anteriormente, pero para gusto (incluso de los gatos) hay colores...

 

Con una fuente con agua en movimiento, los gatos no sólo beben más, sino disfrutan más por el enriquecimiento ambiental que supone. Esto ayuda a prevenir enfermedades, mejora su salud, nos ahorra preocupaciones y gastos veterinarios.

 

 

trucos

  • Poner un recipiente grande con agua y unas piedras o un mini-aquario.

     

  • Añadir (paulatinamente más) agua a la comida, tanto seca como húmeda.

     

  • Añadir unas gotas de nata o de caldo de pollo al agua de beber.

 

 

¿manías o señales?

  • Si tu gato rasca el suelo al lado del cuento:  Te quiere decir que no le gusta la ubicación o el cuenco.

     

  • Si tu gato empuja al cuenco de agua con la patita o 'escarba' en el agua:
    Los gatos no ven los objetos que tienen justo delante, por lo que se cree, que actúan así para calcular dónde está la superficie del agua.

     

  • Si tu gato mete repetidamente la mano en el agua y se la lame: Lo más probable es que no le gusta el cuenco porque tiene que replegar sus bigotes.

 

Y para manías este gracioso gato, al que seguro que agua no le falta.